La empresa farmacéutica IQ-FARMA desea ampliar y modernizar sus instalaciones y oficinas en Lima. Para ello, contrata a una empresa consultora que a su vez nos solicita nuestra colaboración para diseñar las estructuras de estos edificios.

El edificio industrial consiste en un espacio de 70×40 m de un solo piso, cubierto por una estructura metálica curva unidireccional, apoyada en columnas perimetrales cada 8 m. En su interior alberga un entrepiso-mezzanine de concreto reforzado para soportar diversa maquinaria.

El edificio de oficinas posee un sótano y cinco pisos con usos administrativos y gerenciales, empleando para ello una superficie construida total de unos 4000 m2. Está construido en concreto reforzado con losas macizas apoyadas en vigas peraltadas que generan una cuadrícula variable con luces de hasta 8×7 m. Las columnas sobre las que se apoyan son en su mayoría cuadradas de 60×60 cm. Asimismo, existen dos núcleos de escaleras y ascensores.